Pensar en la idea de conocer Torres del Paine siempre había sido un sueño lejano. Más aún de poder caminarlo y no desertar en el intento. Esta es la historia de nuestros diez días caminando por uno de los terrenos más sublimes que hemos tenido la suerte de conocer.