Lo primero que hay que decir de Brasil es O’brigado. Por lo menos fue lo que yo dije cada vez que despertaba en esas tierras de paraíso.