Santuario My Son ¿Vale la pena? Razones por las que debes -o no- visitar las ruinas hinduistas de Vietnam

Por qué vale la pena visitar My Son y ¡todo lo que necesitas saber para organizarlo!
Enero 11, 2020
By Brujula y Tenedor
Posted: Updated:
0 Comments

Desde que pisar Vietnam entró en nuestro planes viajeros, el santuario My Son desfiló por todas las búsquedas. Las imágenes que veíamos, los más de 1500 años de antigüedad de sus construcciones y nuestra exacerbada admiración por los templos y ruinas históricas hicieron que este complejo estuviera desde el primer día en nuestro itinerario por Vietnam.

Para ponerlos en contexto, el santuario My Son, es un conjunto de templos hindúes hoy totalmente en ruinas, construidos en honor al dios Shiva. Se encuentra a 45 kilómetros de la ciudad de Hoi An, ubicada en el centro de Vietnam y uno de los lugares quizás más mágicos y también turísticos del país.

El santuario My Son es uno de los templos más importantes de todo Indochina, comenzando su construcción en el siglo IV por reyes de la dinastía Champa. El complejo fue reconstruido durante la década de los 30′ pero lamentablemente durante la guerra de Vietnam la zona fue fuertemente bombardeada por los ejércitos estadounidenses, destruyendo la mayoría de sus templos y dejándolo en un estado deplorable. Al día de hoy, nuevamente se ha trabajado en su reconstrucción y en 1999 fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

A pesar de su importancia histórica, durante nuestro viaje nos encontramos muchas veces con viajeros que dudaban si valía la pena ir a conocer My Son, y es por ello, que hemos creado este post, develando los pro, contra y el por qué vale o no la pena conocer el santuario My Son en Vietnam.

La pregunta es: ¿vale la pena ir al santuario My Son?

Y nuestra respuesta es que, como todo en la vida, depende. Y es verdad que en algunos casos quizás NO sea necesario visitar My Son.

Pero antes de entrar en polémica o que alguien se escandalice, debemos decir que, personalmente, a nosotros nos encantó visitar estos templos, lo recorrimos con muchas  ganas y es un paseo que nos dejó muy satisfechos.

Ahora bien…

 

Por qué NO ir al santuario My Son:

Muchos de los viajeros que conocimos que recorrían Vietnam y el Sudeste Asiático, ¡iban volando! Queriendo recorrer todo el país en 10 días o incluso todo el sudeste en 3 semanas. Lo que para nosotros parece una hazaña mayor e incluso, un despropósito, ya que finalmente se pasa más tiempo en movilización que en los lugares. Pero para gustos están los colores y cada uno al momento de volar sabe bien qué y cómo lo quieres hacer. Es por eso que si apenas cuentas con uno o dos días en la hermosa ciudad de Hoi An, nuestra recomendación es dedicarle el poco tiempo que tengas a explorar sus maravillas; perderse en las calles del casco antiguo, relajarse en sus costas, disfrutar sus comidas y esquivar la oscuridad de la noche bajo la luz de sus lámparas.

 

Otra instancia en la que se podría prescindir de visitar el santuario My Son es si hace poco tuviste la oportunidad de estar en ruinas como las de Angkor Wat en Camboya, o Prambanan en Indonesia. En comparación con sus primas, las ruinas de My Son te parecerán pocas, pequeñas y triviales y será como una imitación pequeña de la gran ciudadela en Siem Reap.

 

Por que SÍ recomendamos el santuario My Son:

Si eres tan fanático de las ruinas como nosotros y estas con el tiempo suficiente para dedicarle toda una tarde a estas antigüedades, estos viejos templos te sorprenderán más de lo que esperabas.

Si bien sólo quedan algunos pocas construcciones en pie, el color de sus rocas guardadas en la selva son completamente diferente a la de los templos antes mencionados. Los templos yerguen de un color rojizo, que cambia de intensidad según la hora del día, con tonos claros al mediodía tornándose de notas purpúreas durante el ocaso. Estar en presencia de estos templos es apreciar la resiliencia misma de la historia. Los percances a los que ha sido testigo presencial My Son no solo se remontan a la época antigua, sino que los bombardeos alfombra durante la guerra de Vietnam pusieron a dura prueba la resistencia de sus cimientos. Hasta hoy pueden verse una sucesión de templos, cráteres producto del impacto de las bombas y ladrillos desperdigados por el suelo.

Por otro lado hay un gran peligro que ronda el santuario My Son, y que perdura hasta hoy. A aquellos con espíritu más aventurero, se les está estrictamente prohibido recorrer los alrededores de las ruinas, salirse de los caminos demarcados o deambular fuera del área. Y es que aún quedan minas antipersonales escondidas bajo la tierra que no han podido ser desarmadas, así que tomen el consejo y no salgan de los limites establecidos si quieren volver a casa en una sola pieza.

Descubriendo My Son

DATOS ÚTILES

CÓMO LLEGAR

Si finalmente decides ir al santuario My Son, existen diferentes formas de llegar:

→ MOTO: nuestra forma favorita para moverse por Sudeste Asiático siempre es la moto. Arrendar una scooter por un día normalmente cuesta alrededor de  $5 USD diarios. El trayecto entre Hoi An y My Son es de 45 kilómetros, lo puedes ver en Google Maps y tarda poco más de una hora, aunque es un camino interesante en el que se transita por poblados y zonas más locales que se alejan del turismo en masa de Hoi An. El camino puede ser un poco complicado, especialmente si no tienes mucha experiencia con la moto ya que hay zonas con mucho tráfico.

 

→ TAXI: Si no te sientes confiado a ir en moto, la mejor opción es llegar en un taxi. Puedes tomar un taxi directamente desde Hoi An solicitándolo en tu hotel o a través de la aplicación Grab (que probablemente es bastante más económico que el taxi normal) y negociar con el taxista que te espere una hora o el tiempo necesario mientras recorrer las ruinas, o en su defecto, volver en otro taxi, aunque puede que sea más difícil volver a encontrar.

 

→ TOUR: Si estás só[email protected], no quieres arriesgarte con una moto y tampoco gastar mucho en un taxi privado, la opción restante es llegar a las ruinas con un tour, aunque probablemente vas a estar rodeado de más gente y no vas a poder disfrutar del complejo en soledad. Dentro de Hoi An o Da Nang hay muchísimas agencias en las que puedes reservar un cupo para ir a My Son. Nosotros no podermos recomendar ninguna en este momento ya que no es algo que hayamos experimentado, pero si caminas por el centro de la ciudad no será difícil encontrar opciones. Los precios por lo general varían entre $20 y $35 USD dependiendo de cuántas horas sea y cosas incluya el paseo.

 

CUÁNDO IR

Recomendamos siempre que se pueda, visitar las atracciones turísticas muy temprano en la mañana o por la tarde. Nosotros llegamos pasadas las 15.00 hrs y no había absolutamente nadie en el recinto. Pudimos vagar un par de horas, tomar todas las fotos que quisimos e investigar cada ruina sin ningún tipo de apuro y lo mejor, ¡sin gente! La mayoría de los tours va por la mañana, pero si eres tan deseoso como nosotros de evitar las multitudes, habrá un poco mas de calor pero la tarde ¡es la mejor hora!

 

VALOR

→ El precio de la entrada al santuario de My Son es de $150.000 VND ($6 USD aprox.) para extranjeros y $100.000 VND para locales.

 

→ Para saber más sobre los templos de My Son visita la página oficial en este link: http://mysonsanctuary.com.vn/

 

Atarcdecer en My Son Vietnam

Atardecer en My Son – Vietnam

 

Esperamos que esta guía por las ruinas de My Son les haya ayudado a tomar un decisión y motivado a visitar este increíble lugar.

¡Cualquier pregunta no dudes en dejar tu comentario más abajo o escribirnos por redes sociales.!

 

 

¡Comparte si te gustó!

Artículos relacionados

¿Vas a viajar a Vietnam y no sabes dónde empezar? Aquí podrás encontrar toda la información que...

¿Quieres conocer los destinos en Vietnam pero no sabes dónde ir? ¿Estás planificando tu ruta pero...

¡Si quieres conocer la bahía de Halong de forma alternativa, la isla de Cat Ba es la mejor forma de...

Escribe aquí tus preguntas y comentarios: