By Brujula y Tenedor
Posted: Updated:
0 Comments

Eran nuestros últimos días en Australia. Ya llevábamos casi dos meses viajando desde Melbourne hacia Cairns y la hora de partir y dejar al país que había sido nuestro hogar durante dos años, estaba cada vez más cerca. Sabíamos que queríamos pasar un último fin de semana de relajo y vacaciones en algún lugar de ese norte lejano y tropical, pero aún no sabíamos dónde. Tener que elegir un destino en un lugar que está lleno de pequeños paraísos puede resultar complicado, sobre todo cuando sabes que esa va a ser quizás la última vez que pises esas tierras.

Por un lado, el rainforest del parque nacional Daintree nos llamaba con sus verdes laderas sobre los cerros, caminatas, vida salvaje y  miradores cada uno digno de postal. La gran barrera de coral, por el otro, prometía un sinfín de colores, formas y la paz que siempre nos da estar cerca del mar.

Pero ¿por qué elegir cuando puedes tenerlos a ambos? Y encontramos el punto exacto y la mezcla perfecta, donde el rainforest encuentra el coral y el verde se funde con el azul turquesa del mar: la isla de Fitzroy.

A sólo 45 minutos en ferry desde Cairns se encuentra Fitzroy Island, quizás uno de los lugares que más vale la pena conocer de todo el extremo norte de Queensland.

 

 

Llegamos en la mañana de un día nublado pero caluroso. La lluvia se veía venir pero eso no nos iba a quitar las ganas de conocer este pequeño pedazo de paraíso. Nos íbamos a quedar dos noches acampando y como ya estábamos a pocas horas de dejar Australia definitivamente, nuestras condiciones para el campamento eran bastante escuálidas. Una carpa de no más de 30 dólares comprada en el K-Mart, y definitivamente no apta para las tormentas tropicales de Far North Queesnland (FNQ) iba a ser nuestra guarida y último refugio en tierras australianas.

Con las nubes de cabecera comenzamos a recorrer la isla. Sólo un resort se encuentra en Fitzroy Island, y es quien maneja toda la acomodación del lugar. Habitaciones, cabañas y el camping son las opciones para pasar la noche, y si bien en éste último las instalaciones son bastante básicas para el precio que se paga, el entorno merece y vale cada centavo.

Caminamos por el bosque húmedo y llegamos a miradores y pequeñas playas que antes veíamos de arena blanca y ahora, más de cerca, notábamos que estaban compuestas por miles de millones de pequeños pedazos de coral, donde el ruido al chocar con el agua da la sensación de haber miles de pequeños cristales agitándose uno contra otro con un suave y agudo batir. En toda la isla hay cuatro caminatas establecidas, siendo la más larga y difícil aquella que llega hasta la cima del Monte Fitzroy, el punto más alto, con algo más de 3 km de duración en una bastante empinada subida. El resto de las caminatas son más fáciles y no se necesita más de un par de horas para recorrerlas.

Llegó la noche y con ella la lluvia. Dentro de nuestra humilde carpita sentíamos el agua golpear incesantemente el fino techo que nos separaba de la tempestad, el miedo a que en cualquier momento todo comenzara a empaparse crecía a cada golpe de agua. Un par de arreglos improvisados hicieron lo suyo y evitamos que nuestra guarida se nos inundara por completo. La mañana siguiente trajo consigo un caluroso alivio, llegó despejada y con un sol radiante.

La luz clara del día nos permitió observar en todo su esplendor los colores de Fitzroy y maravillarnos con la transparencia de sus aguas. No esperamos más y después de arrendar un equipo de snorkel, nos lanzamos al agua. Dentro de la isla hay mayoritariamente dos lugares donde se encuentran los mejores spot para el snorkel: al lado oeste, cerca de Nudey Beach, y al lado este, justo enfrente del camping. La primera es un área mayormente habitada por el coral, y como la corriente lleva en dirección al este, lo más recomendable es caminar por tierra hasta Nudey Beach y de allí nadar hasta la entrada a la isla o la playa principal. Millones de peces de todos los colores y tamaños viven a sólo un par de metros de la playa y conviven con un arrecife de coral de colores brillantes y de gran diversidad.

 

 

El lado este, por el contrario, no abunda en colores, pero tiene uno de los habitantes más buscados y codiciados por los visitantes de toda la gran barrera de coral: las tortugas marinas. No es exageración encontrarse con cuatro o más tortugas en menos de 20 minutos en el agua. En sólo un día nadamos con siete tortugas diferentes completamente en libertad y con una tranquilidad que no habíamos encontrado nunca en otro lugar.

Además de todo, la isla también cuenta con un centro de rescate de tortugas marinas, donde recogen tortugas heridas por redes de pesca y la contaminación de las aguas. Las rehabilitan para luego volver a dejarlas en libertad. El centro permite visitas diarias e incluso se puede llegar como voluntario y pasar uno o más días cuidando a estas hermosas criaturas.

El resto del día transcurrió para nosotros entre playa, snorkel y más playa, encontrando ese final relajo que tanto buscábamos antes de dejar Australia y comenzar nuestra nueva aventura. Sin duda alguna recomendamos 100% una visita ya sea por el día o de una o dos noches a la isla Fitzroy. Quizás la mejor mezcla que tienen las maravillas de FNQ en un solo lugar y al alcance de la mano.

 

Carla nadando con las tortugas

 

Datos útiles:

Cómo llegar:

– Ferry desde Cairns. Zarpa todos los días desde la Marlin Marina en Cairns (andén 20) y toma 45 minutos. Los horarios desde Carins a Fitzroy son: 9.00 am, 1.30 pm y 4.00 pm. Para volver desde Fitzroy a Cairns: 9.45 am, 12.15 pm y 5.00 pm.

Valor $80 AUD ida y vuelta. Si no tienes reserva anterior se paga a la vuelta o al momento de registrarte en el hotel.

Descuento para locales, residentes o trabajadores de la zona (working holiday o estudiantes sí aplica): $50 AUD. Sólo tienes que mostrar un payslip o documento con tu dirección dentro de la zona de FNQ.

 

Dónde dormir:

– La única empresa de acomodación es el Fitzroy Island Resort. Cuentan con habitaciones dobles a partir de los $120-150 AUD (depende de la temporada). El camping está disponible todo el año y tiene un valor de $34 AUD por sitio para un máximo de 4 personas. Las instalaciones del camping son muy básicas, sólo cuenta con un baño, duchas frías y un par de parrillas a gas.

 

Dónde comer:

– La isla no cuenta con tiendas de alimentos asi que si quieres cocinar, tendrás que traerlo todo antes desde Cains. Si no te quieres preocupar de la comida, hay dos restaurantes. Uno más elegante que está dentro del hotel donde sirven buffet de desayuno a $22 AUD por persona y cena y el otro es Foxy’s Bar, un pub a orillas de la playa y con precios más asequibles (hamburguesa con papas fritas por $18 AUD como referencia) que sirve almuerzo y cena. Además hay parrillas a gas de libre uso y gratuitas.

 

Qué hacer:

En la isla hay dos agencias que realizan actividades y arriendan equipo. Una es FIDC (Fitzroy island Dive Centre) que ofrece arriendo de equipos de snorkel, cursos de buceo y paseos a la gran barrera de coral por el día. El otro es Fitzroy Adventure que también ofrece paseos por el día a la barrera y arriendo de snorkel, paddleboard y kayak dentro de la isla.

– Snorkel: el arriendo de un equipo de snorkel (márcara, tubo y waletas) cuesta $20 AUD por día. Si vas por el día se debe devolver a las 3.30 pm o 4.00 pm dependiendo de la agencia. Si te quedas una noche, puedes devolverlo al otro día en la mañana.

– Paddleboard o Kayak: entre $20 y $25 AUD cuesta el arriendo por hora de kayak (para una o dos personas) o paddleboard.

– Buceo: si quieres bucear, hacer un bautizo o tomar cursos, los precios comienzan en los $120 AUD para arriba dependiendo de lo que quieras hacer. La escuela que se encuentra en la isla (FIDC) tiene también sucursal en Cairns (Cairns Dive Centre – CDC) y puedes encontrar mejores decuentros allí o reservar con antelación a través de Bookme.com.au y encontrarás descuentos tanto para los paseos, como para cursos o visitas por el día a la isla.

Toda la información detallada de precios para las actividades la puedes encontrar en este link.

 

tortuga en fitzroy island

 

 

¡Comparte si te gustó!

Artículos relacionados

En medio de la isla sur de Nueva Zelanda se encuentra el parque nacional Aoraki / Mount Cook, un...

Hay ciertos países que se caracterizan por tener una cultura “camper” mucho más avanzada y donde...

¿Pensando en Austalia como tu próximo destino? Todo, absolutamente todo lo que necesitas saber para...

Escribe aquí tus preguntas y comentarios:

 

Style Switcher

Highlight Color:

               

Backgrounds:

                       

You can also set your own colors or background from the Admin Panel.

brujulaytenedor.com utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies